Can Rafols dels Caus

Can Rafols dels Caus cuenta con una de las fincas más bonitas del Penedés, situada en las cercanías de Avinyonet del Penedès, en pleno macizo montañoso del Garraf. La historia de la masía se remonta a los romanos, aunque los edificios actuales se construyeron en el siglo XVI.

Carles Esteva, a comienzos de los 80, se involucró en la reestructuración de los viñedos. Plantó hasta 30 Ha. de distintas variedades: cabernet franc, cabernet sauvignon, merlot, syrah, chardonnay, chenin... además de las clásicas xarel.lo, macabeo y parellada, que cultiva hoy según métodos biológicos y sin irrigación (secano) para elaborar, principalmente, vinos con buena capacidad de envejecimiento, vinos finos, con una larga crianza en botella, elegantes, capaces de transmitir la fruta, el terreno y la mano del hombre.

MAS VINOS DE CAN RAFOLS DELS CAUS









Viñedos
De una finca de 455 hectáreas, solamente 50 hectáreas se dedican al cultivo de la vid, 2 de olivos y 1 de almendro, siendo el resto bosque, matorral y piedra. La extensión de las parcelas oscila entre las 0,15 hectárea, la más pequeña y 2 hectáreas, la más grande. Labramos sólo en invierno para airear la tierra, dejando hierba en la viña para la competencia hídrica y el nitrógeno, para fijar así el poco suelo de que disponemos, así como para favorecer la proliferación de gusanos de tierra, insectos y otra fauna beneficiosa. La poda es corta, dejando pocas yemas fructíferas, sólo las pocas que la cepa pueda sacar adelante. No se utilizan insecticidas, así disfrutamos de una buena población autóctona de insectos que regula posibles ataques. Realizamos una poda verde a finales de primavera y un despampanado a finales de verano. La vendimia es exclusivamente manual y la uva, desde que se recoge hasta que llega a la bodega, tarda sólo 15-20 minutos, evitando así cualquier oxidación, pérdida de turgencia o fermentación incontrolada.
Cultivo
Creemos que lo importante es preservar nuestra cultura milenaria, los espacios naturales, respetando y mejorando el lugar en el que se vive, y buscando el equilibrio para poder hacer el mejor vino posible. El cultivo es de secano, sin irrigación, ajustando las producciones para así poder equilibrar los vinos en la viña. Cultivamos según el método biológico: los escasos abonos que utilizamos son orgánicos. La conducción en vaso en un 25% y el resto en emparrados altos con el fin de exponer la máxima superficie foliar al sol. Azuframos las viñas utilizando la mínima cantidad de productos fitosanitarios y sólo en caso de necesidad. Hacemos la poda verde manualmente. La vendimia también es manual, y las uvas se seleccionan en la viña.
Elaboración
Un gran vino, además de buenas uvas, necesita sensibilidad y buen gusto en la toma de decisiones que atañen a su elaboración y crianza. Es como un pintor que decide qué hacer con los colores. No chaptalizamos ni utilizamos levaduras seleccionadas. Lo esencial es sacar el máximo de lo que ofrece la planta, beneficiarse de la calidad de la uva y de los conocimientos actuales sin utilizar aditivos. En cada cosecha el elaborador se enfrenta a una nueva aventura, y no hay dos cosechas iguales, de la misma manera que no hay dos vinos iguales. En Can Ràfols dels Caus, hemos experimentado profusamente en diferentes vinos y variedades de los mismos, intentando hacer vinos con buena capacidad de envejecimiento, y nuestro gusto personal nos conduce hacia vinos finos, naturales, elegantes y con personalidad, que manifiestan al mismo tiempo la fruta, el terreno y la  mano del hombre.
Bodega
Can Ràfols dels Caus siempre ha sido pionero e incluso creador de corrientes, y a veinticinco años del inicio de su aventura enológica, Carlos Esteva decidió dar un gran paso hacia delante con la construcción de una nueva bodega. El objetivo no fue el de dar cabida a más tinas, hectolitros, y botellas, sino el de trabajar mejor. Con este proyecto, la casa multiplicó su potencial cualitativo, puesto que todo ya estaba orientado a trabajar más a fondo las microvinificaciones, separar aún más las partidas, y continuar investigando. Hemos diseñado una bodega totalmente incrustada en la roca madre del Garraf, la dolomía, invisible desde el exterior, completamente integrada en el paisaje. Con sala de vinificaciones, microvinificaciones, una sala de crianza a nivel para su máximo control. La nueva bodega está proyectada a diferentes niveles con el fin de facilitar la vinificación del vino por gravedad. Disponemos de tinas de diferentes capacidades para poder vinificar por separado las diferentes parcelas, edades, madurez, tipos, etc. Esto nos permite hacer crianzas largas en botellas para desarrollar aromas complejos, suavemente, y sin hiper oxidaciones a la moda.
Más
Mostrando 1 - 6 de 6 items
Mostrando 1 - 6 de 6 items